"Cada usuario puede añadir algo y es posible realizar una especie de historia interminable. Llegados a este punto, desaparece la clásica noción de autor y se pasa a disponer de un nuevo modo de implementar la creatividad."

Umberto Ecco
"... cuando la unidad está compuesta por cosas diversas, y cada una añade algo ala otra -proceso mediante el cual se armonizan- entonces la unidad alcanza su perfección"

Emanuel Swedenborg

domingo, 15 de febrero de 2009

cada serie de ascenso vertical debe llegar a una luna, y la luna que alcanzamos no es ella, sino él, y se llama Anningan.

Anningan es el hermano de Malina la señorita sol, y parece que cuando niños, jugaban mucho juntos, supongo que no habrían muchos chicos por el ártico -porque no me fuí de américa, sólo viajé hasta el norte para conversar con los inuits-, pero entre tanta extensión blanca y tanta soledad, los nenes crecieron y para Aningan, el juego tomó un cariz, lo mínimo erótico. violó a Malina, y esta en el forcejeo, volteó una lámpara con aceite de foca, con ese aceite ennegreció la cara de su hermano, huyendo hacia el cielo y transformándose en sol. por supuesto el muchachito no dudó en seguirla mutando en luna. esta persecución continúa hoy en día de manera bastante obsesiva, ya que Anningan adelgaza de hambre para no perder el rastro de Malina. aunque desaparece unos tres días, en los que se alimenta recobrando fuerzas.
en cuanto la atrapa, la viola,
y eso sucede mientras tooodo el mundo está pendiente del eclipse.

11 comentarios:

LUX AETERNA dijo...

Che que degeneraditos que habían resultado los esquimales estos!!!!!

Y que raro creo que es la primera vez que veo que la Luna es masculina y el Sol femenino.

Abrazo

Adrianina dijo...

Que cuento tan curioso, me gustó.
¿Los dibujos y demás son tuyos?

Beso grande.:-)

malena dijo...

Interesante versión de una vieja historia...

semola souto dijo...

y esas cosas suceden cuando la gente esta obnuvilada con otra cosa.
hermosos los laburos pintados
saludos
semola

Ava Gardner dijo...

cierto... tremendo este Aningan

cayeta dijo...

De anningan se puede esperar eso y mucho más, ya que en el trajín de su intento además de peso perdió una letra. En el universo del alfabeto esa pérdida es algo así como un terremoto en la lejana tierra. Si bien a(n)ningan en su obsesiva persecución va erecto, su búsqueda y estrategía es elíptica; como todo cabrero que es macho.
cayeta

Marcela dijo...

No voy a volver a mirar un eclipse con tanta emoción...
Ahora, que curiosas las formas que tuvimos las personas para explicar ciertos sucesos celestiales. Siempre me llama la atención eso...
Besos.

Haifa dijo...

Es la primera vez que veo que la luna sea hombre y el sol mujer, no tenía idea!!!

ARMIDA MARTIN dijo...

Aparte del relato....me superencantan los dibujos...felicidades...!!!


un abrazo

Valeria dijo...

me llevás a Luna??????

Soledad Rithner dijo...

¿Todo el mundo está pendiente del eclipse? Yo creo q usted no...